lunes, 13 de octubre de 2014

Iaioland is on fire!


¿Qué hay peor que una sore estresada?

Una sore estresada e impaciente mirando fijamente esto:
Sore: “¿Y si no salen las rallas? ¿Y si salen perpendiculares? ¿Y si sale MÁS DE UNA?????....” Y así.

En efecto, tu querídisima hermana del alma, tu alter ego reencarnado en metro sesenta de morena con hormigas en el culo y tú, habéis decidido aumentar los niveles de natalidad en España y ya puestas, de tensión arterial en los iaios. 

Que está preñadísima, vamos. De una niña.


Y es que en vuestra casa las cosas no se pueden hacer normal, se tienen que hacer a lo bestia, si no…¿pa qué?

¿Un bebé? Que coño, ¡tres y de golpe! Ahí, a lo loco. 

Tenéis a los abuelos en alerta DEFCON 1 desde hace cuatro meses y haciendo acopio de gadgets infantiles para los próximos años: 3 hamaquitas, 3 cunitas, un carrito gemelar, otro individual, 3 sillitas para el coche, 3 tronas… 
Y por supuesto el iaio en modo cocinero industrial: 47 litros de caldo congelado, 356 croquetas… y un sinfín de pequeñas exageraciones típicas en tu familia no vaya a ser que venga una hecatombre apocalíptica, os vaya a pillar sin reservas y la criaturada pase hambre.

Este triple aterrizaje de rorros en Iaioland ya trae cola. Para empezar estáis de un pastelón que hasta el grupo familiar de Whatsapp supura almíbar, aquí ya no se caga amor, se vomita. 
Es un continuo ir y venir de ecos, comentarios, corazoncitos, aplausos y morros rojo putón a modo de besos. Tu brit cuñado duró unos minutos, dos para ser exactos. Sin ningún tipo de reparo y/o pudor abandonó el grupo enseguida, su flema no está preparada para tanta emoción a flor de piel. Muy fan.

Pero es que no hay para menos, porque tu hermana va a tener a la princess de princesses:

  • Tendrá nombre de actriz de los años 50 gracias a la combinación de nombre español y apellido británico, de lo más lo siguiente.
  • Será trilingüe castellano-catalán-inglés. Con ese toque guays y misterioso que tienen todos los multi-lingües.
  • Odiará las coles de bruselas y venerará las torrijas. Su padre dixit. Que porque tiene una flema que no puede con ella porque sinó pensarías que es de Cuenca
  • Y por supuesto, será un pivón pivonae y sus primos gemelos le harán de guardaespaldas y velarán por ella.
    Encima, tu hermana embarazada es lo mássss. Es la preñatriz más cool, digna y guapísima que has conocido en tu vida, y no es amor de sister, es una realidad sustendada en hechos objetivos y medibles, a saber:


  

Tu querida sorela, la misma que hasta la fecha tenía el instinto maternal de una mesa, está teniendo el mejor de los embarazos jamás vistos. 
Y tú que te alegras porque una sore puteada con un mal embarazo no se la deseas a nadie ;-)

Además te ha nombrado su Gurú Honoris Causa en lo que a temas preñiles se refiere y es habitual la recepción de mensajes que rezan tal que así:

 “Sore, ¿puedo tomar café?”
“Sore, ¿puedo usar quitaesmalte?
“Sore, ¿tienes pepinillos en vinagre?

Y tu preferida, que no pudiste evitar inmortalizarla:
...

Tranqui sobri, que tita Rubia velará always por tu bienestar ;o)

¡¡Enhorabuena hermanita, 2015 va a ser de antología en Iaioland!!

 

viernes, 19 de septiembre de 2014

Sexo en el embarazo.

Tu animal mitológico preferido es el (buen) sexo durante el embarazo.

Tal cual. 

El ámbito que más se ve afectado con la maternidad es el sexual, más incluso que la falta de sueño. 
Porque para encontrar un momento para descansar la ecuación es simple: sólo necesitas encontrar el tiempo y la víctima para encolomarle el o los bebés. Pero para echar un polvo la ecuación se complica: necesitas encontrar el tiempo tú, el tiempo el partener (a no ser que que quieras montar a tu falo biónico), la víctima para encolomarle el bebé, una distracción para el hermano mayor si lo hubiera y una triple alineación planetaria. Tocotó.

Ya los daños colaterales en el sexo empiezan durante el embarazo, sobre todo durante ESTE embarazo de dos retoños. 
En el embarazo de Jomío más o menos lograsteis mantener una pseudodecente vida sexual que en estos momentos ha digievolucionado a raquítica vida sexual principalmente por dos motivos:
  1. No teníais en casa un mico de 4 años adorable y oportuno a partes iguales al que atender.
  2. No te convertiste en la mesa camilla que eres hoy, que te están saliendo lorzas en zonas donde ni si quiera sabías que existías.
Exagerada pensaréis...¡Y un mojón!

A vosotros no sé, pero a tí que la barriga te empiece en  la espalda y el culo en el cogote pues como que no te mola, y a tu marido, aunque diga que estás guapísima (sabe que la salud de sus pelotas depende de ello) estás segura de que le cuesta. 

Porque no tiene que ser fácil para el empotrador alfa de la casa llegar al que ha sido durante años vuestro lecho de lujuria y pasión y encontrarse un ballenato varado entre las sábanas y los cojines reclamando lo suyo y lo de su prima, que se lo tiene que follar, ojo. Y sin rechistar que aquí aunque tengáis dos pimpollos polizontes, en el lecho de amor se retoza sí o sí.

Pero va a ser que no es lo mismo…

No es lo mismo que te quiten unas mini braguitas sexys entre susurros al oído a que le pidas clemencia a tu marido para que te baje la carpa de circo que llevas por bragas porque si lo haces tú se te corta el riego sanguíneo al cerebro al agacharte.

Tampoco es lo mismo ir pulcramente depilada a ir intuir que vas en modo savage porque no ves nada más allá del ombligo desde hace 2 meses y en tu última visita a la esteticién, ésta se negó a acercarse la zona cero para evitarte infecciones. Por suerte desciendes de los elfos imberbes de las costas del norte y te han confirmado que no se te ha convertido eso en una rata peluda.
 
En fin, que desnudarse con este planeta con campo gravitatorio propio alrededor de tu cintura es de todo menos sexy. Pero cuando te pones lo consigues, y te quedas en bolas. En realidad toda tú eres una bola con dos patitas de pollo. Y entonces empieza el show.

No no, así no, mejor yo encima, a ver…Uy ¿y ese color azulón en la cara? A ver si va a ser que peso demasiado… Mejor me bajo. De lado, ya verás que rico…mmmpppfff…..ya estoy…espera, ay levanta me has pillado el pelo….ahora… pásame ese cojín, no ese no, el gris que es más blandito, sí ese, trae, ahá…bajo la barriga….cojonudo nos hemos puesto del lado del gemelo pateador y no le está haciendo puta gracia…¿te importa que nos pongamos del otro lado? es que si no entre tus embestidas y sus patadas pues como que no me centro… Vale, a ver ahora…el cojín espera… ahá… vale… ¿estás?...Ay.. se me duerme el brazo de abajo…espera lo saco…jo…ahora no sé cómo ponerlo, es igual aquí…venga va dame lo mío...gñgñgñg… ¡¡AHHHHHHHHHHH!!!...¡¡Diosssmecagüensanblassss!… Me acaba de dar la madre de todos los calambres en el gemelo derecho, no ese gemelo el otro, el de la pierna…quita, quita…ayyyyyy………


Vale, creo que ahora ya está. Ven aquí que por mis cojones hoy nos corremos, aunque sea a ostias pero nos corremos. Venga ponte que ya estoy…

Muy romántico todo..

Os podéis imaginar el desenlace: jadeos, calambres, orgasmos, contracciones del Bosón de Higgs y patadas de los pimpollos, un circo de tres pistas amenizado por la llamada de la selva de Jomío desde la otra punta de la casa.
Si cuando dices que tu marido es hombredepacienciainfinita no es un decir, es una realidad porque tu marido aunque estés en modo ballenato nimfómano se esmera por darte placer aún sabiendo que se trata de un deporte de riesgo para su líbido e integridad física y nerviosa. Ains...

miércoles, 13 de agosto de 2014

¡Hasta los cigotos y más allá!!



¿Lo oís?...

Es el ruido de los cojones de toda madre y padre de gemelos, mellizos, trillizos and so on, hinchándose por momentos hasta el borde de la implosión.

Apenas llevas 4 meses y medio de embarazo gemelar y ya estás hasta las pelotas y más allá de la cantidad de estupideces gratuitas que has tenidos que escuchar y de la mala educación de la gente, así que harta de este maltrato psicólogico gratuito llevas unos días haciendo acopio de las mayores subnormarlidades oídas (y por oír) y has elaborado una lista de las barbaridades más repetidas.

Notas importantes:

  1. Te has basado en tu propia experiencia. La mayoría son sandeces escuchadas por éstos, tus queridos pabellones auditivos pero también has hecho acopio de respuestas de seguidores de la Fan Page en Facebook.
  2. Si a alguien se siente molesto por utilizar palabras suyas en esta entrada, que te lo haga saber vía mail estoesparaunaqueloquiereasi@gmail.com y sin ningún inconveniente obviarás esa frase o comentario. Buen rollo ante todo, sobre todo entre nosotros, a los anormales que responden anormalidades patadas en el culo a cascoporro.
  3. Ah! Y por supuesto sentíos libres de aportar, sugerir, etc…

El podium se lo llevan, los clásicos:




Ya comentados anteriormente en un arranque de hastalapollismo aquí.

Pero aún hay más:

“No sé si darte la enhorabuena o el pésame”.

Toda embarazada múltiple que se precie la ha escuchado por lo menos tres veces, y lo cojonudo es que el soplapollas que la suelta se cree que está siendo la panacea del ingenio. Suele venir acompañado de una sonrisa de oreja a oreja a medio camino entre la aversión hacia tu estado y la burla.

A estos personajes para que no se crezcan hay que darles un toque de vez en cuando. En la cara. Con una silla.

 “Pobre madre... Y no tienes tan mala cara para haber tenido dos!”

Esta te encanta. Y te la dice un esperpento andante, con trabajo a medio a jornada, que sólo tiene un chihuahua en casa y va de super estresada de la muerte por la vida. Brutal.

Sugieres una doble guantá en toda la cara, que no va a sobrar mano ni faltar cara, tranquis.

“Qué horror espero que a mi hija no le pase.”

Pues nada, que su hija cierre las piernas y siga comiendo pollas a pares, y aquí paz y después gloria. De todos modos nunca se sabe porque los caminos del Maligno son inescrutables…

“Si con uno es duro no quiero imaginar con 3”

Pues tres veces duro, tres veces agotador y tres veces estresante. Pero también tres veces divertido. Tres veces babeante. Tres veces….¿sigo?..

¿Comen y duermen?

No señora, son bebés 7.0, los conecto a la wifi de casa y ellos se autoabastecen.

“¿Y cómo lo hicieron? ¿Fue natural o tomaron tratamiento?”

Si me estás haciendo esta pregunta es porque:

A. No formas parte de mi núcleo duro.

B. No te lo he contado.

C. No te importa un pimiento.

D. TODAS son correctas.


La lista es infinita y si tenéis novedades las podéis añadir:

“Ya me han dicho que son dos.. ¡Qué horror!”

“No vas a tener vida”

"Pobre madre”

“Y te tenía que tocar a tí”

¿Y qué vas a hacer ahora? Mira que no es fácil.




En resumen, sabemos que es una aventura y una locura, sabemos que tendrá momentos buenos y malos, pero dejad de recordarnos los malos y dejad que disfrutemos de los buenos, COÑO YA.

Os dejo unos links muy interesantes al respecto y de los que he sacado más información.