martes, 3 de noviembre de 2015

Fútbol con Jomío.

Partidos de fútbol de niños de 5 años. Deberían venir prescritos por la OMS. 
Que manera de morir de amor. Y de descojone en estado puro. Agujetas en el píloro de tanta convulsión “risística”.

Este año Jomío va a una escuela de fútbol y los sábado, TODOS los sábados tiene partido. Al principio te cagaste en la perra y en San Messi porque te hipotecaba todos los fines de semana, pero tras los primeros partidos ya no te importa quedarte en Barcelona hasta el sábado a mediodía, es más estás deseando que llegue el partido de la semana.

Partido por llamarle algo, porque en realidad sólo son un grupo de 10 niños de 5 años compartiendo una dimensión espacio-temporal durante un rato, cuatro chavales de pelonpecho ganándose el nobel de la paciencia y un esférico acojonado pululando por ahí.

Madre que descoordinación, que dispersión, que “irasuputabolismo” el de cada uno… Y en las gradas un puñao de padres en modo cheerleaders llorando de la risa. 

A tu queridísima flor de loto llamada Jomío ya se le pueden dar bien los estudios, porque el fútbol NO es lo suyo. 

En modo genérico podemos resumir el transcurso del partido de turno de la siguiente manera:

  • Los jugadores van llegando a la hora que les sale de los cojones, medio dormidos y con manchas de cola-cao en la cara. 
  • Tras cada jugador (aka niño) un padre descojonao.
  • Repartición de chalecos verdes para diferenciar a los dos equipos. 10 minutos para ponérselos correctamente pasando la cabeza por el agujero que corresponde y no por otro.
  • Indicaciones de los cuatro entrenadores (cuatro y son pocos para diez niños). Indicaciones que no atiende nadie, pero NADIE.
  • Empieza el partido, y con él el show.
  • Tu flor de loto en lugar de cruzarse el campo corriendo se lo cruza dando saltitos a lo Heidi y sonriendo al cielo. Muy bucólico y pastoril, pero nada efectivo.
  • Los niños que hacen de porteros en cuanto empieza el partido se sientan en el suelo a jugar con las hojitas del césped y sus bichitos, que es muchísimo más interesante andevaaparar..!
  • A balón parado, ocho pares de piernas no atinan a tocar el esférico. El pobre balón tiembla de las patadas voladoras que le pasan cerca que deben silbar como avionetas. Pero moverse, ni un centímetro.
  • Cuando ponen a un niño a “marcar” a otro niño, los dos se enzarzan en una interesantísima disertación sobre qué botas de tacos molan más, si las tuyas naranja fosforito o las mías verde pistacho que son "corredoras".
  • Y cuando pusieron a Jomío a hacer de portero lejos de estar pendiente del partido, tu vástago se atrapó con la red. Literal. Se puso a intentar escalarla con el consiguiente lío de red-piernas-botas y se quedó colgado como un fuet boca abajo en la portería.
Llegados a este punto, ya no sabías si seguir reconociendo la maternidad de ese rubio o negarla haciéndote la sueca, que las pintas ya las tienes.

“Sí, sí…ése es el mío…el que está colgado boca abajo en la portería y descojonándose solo”.


Y cuando no termina el partido colgado como un fuet lo termina echándose una siestecilla a pié de portería, que esto de jugar a fútbol es agotador, oye.

No has visto en la vida un niño más disperso jugando a fútbol. No para de saltar, reír, incordiar al prójimo, gritar, ignorar a los entrenadores, cantar, bailar, saludar a las gradas….de TODO menos jugar a fútbol.

Eso sí, se lo pasa de putísima madre tanto en los entrenamientos como en los partidos. Os pregunta siempre al finalizar cuántos goles ha marcado su equipo y si han ganado o perdido, o sea que aún y estando en el campo suda sobremanera del partido, pero él sale satisfecho y feliz. 

Y a fin de cuentas, de eso se trata :-)

19 comentarios:

  1. ¡Nunca habría imaginado que me reiría leyendo algo sobre fútbol! XD

    ResponderEliminar
  2. Jajajaja, me meo viva y me llena de satisfacción ver que no soy la única que ha parido un "afutbolístico" perdido, tendrías que ver al pobre Monillo cuando estuvieron aquí el Clan Peineta como trataba de explicarle al minibicho que la pelota no podía cogerse con las manos cuando le salia de la cola y que había que "chutar" para donde estaba la portería...en fin, muy divertido rubia.

    ResponderEliminar
  3. Calcao!! Qué grande :D

    ResponderEliminar
  4. A los partidos de Messi no iría, pero a los de jomío me encantaría, lo que me he reído!!! es que me lo imagino, jajaja

    ResponderEliminar
  5. Jajajaja. Pues sí. Como dices, de lo que se trata es de que se lo pasen bien. Y vosotros también, ya de paso. Un besote!!!

    ResponderEliminar
  6. jajajajjajaa buenísimo!!!
    Con el paso del tiempo he entendido lo mucho que le pesaban a mi padre las exhibiciones de gimnasia rítmica... (No vas a tener la oportunidad de disfrutarlas... pero créeme, no se diferencian mucho de eso... Grupos de niñas que salen a saludar a sus padres... Da igual lo fácil que sea la coreografía que llevas ensayando nada menos que un año... En el momento de hacerla, NINGUNA se acuerda DE NADA. Si hay que dar un giro, lo darán al revés (eso de la lateralidad...) Algunas se quedarán enzarzadas en el mismo elemento, asombradas por si sus papás las están grabando... Alguna entrenadora/monitora tendrá que salir al tapiz a por ella porque se ha terminado el ejercicio y no se ha dado cuenta... Y siempre habrá alguna otra a la que le pueda el miedo escénico y ni siquiera se atreva a salir... )

    Son la leche... también te ríes un montón... Pero claro, cuando pasa el tiempo y el abdomen se acostumbra a las risas... maldices el momento en el que tocan... jajajaja =)

    ResponderEliminar
  7. jajaja, mi sobri jugaba y luego fue entrenador de pequeños, lo he visto en tu post XDDD

    ResponderEliminar
  8. Todavía me quedan un par de años pero estoy segura que mi gorila R querrá jugar a futbol, ya nos paramos cada día a ver entrenar a los mayores en el campo del Europa así que voy a ir entrenando los abdominales de la risa para no tener agujetas
    http://gorilasalcuadrado.com/

    ResponderEliminar
  9. Jajajajajaja, ¡¡qué manera de reirme!!
    Pues a seguir pasándolo bien los sábados, oye.
    Besazos.

    ResponderEliminar
  10. Jajaja, cada vez que te leo veo mi vida reflejada (un Jomío de 6 años y medio + dos minions de 3 años y medio). Mi Jomío lleva jugando desde los 4 y ahora ya con 6 ha superado la fase "Heidi" y hasta marca algún gol de vez en cuando (y a mí se me hace el chichi pesicola :)) Estos partidos son mejores que el circo del sol!!

    ResponderEliminar
  11. Rubia,
    Te he nominado para el TMI tag,
    Pasate por mi blog y descubrelo.
    bujsva.blogspot.com

    ResponderEliminar
  12. jjajajajaj . Muy bueno
    Yo sigo maldiciendo tener los sábados ocupados, grrr . A la contra peluchin es muy bueno el capullo y vive el fútbol de una manera demasiado intensa para su 5 años tb . Lo que me queda...

    ResponderEliminar
  13. Qué risa! mi hermano, en pleno partido, se puso a jugar a los tazos con uno del equipo contrario :-)

    ResponderEliminar
  14. Jajajajaja, espera a que crezca un poco y ya verás cómo cambia el tema...

    Saludos

    ResponderEliminar
  15. Mira que no me gusta el fútbol... pero esto me ha hecho repensármelo jajajajaja

    Al final padres y peques hacen todos un ejercicio importante jajajaja unos tratando de poner chalecos y los otros tratando de escalar redes o haciendo caso a caso todo menos a la pelota jajajaja

    ResponderEliminar
  16. Jajaja tranquila, que todas pasamos por lo mismo,hasta que de repente cambian el chip y parece que el fútbol les dé la vida

    ResponderEliminar