lunes, 23 de enero de 2017

Las pelotas del mal.

Has hecho croquetas.

Y se te ha olvidado poner sal. La última vez que le pusiste sal a algo fue en verano de 2012. Y crees que has echado demasiada harina. Como croquetas tienes dudas pero cómo pelotas de golf te han salido cojonudas.

No es ningún secreto que no tienes ni puñetera idea de cocinar, así como tampoco lo es que lo odias un poquito tirando a mogollón que puta mierda de tortura diaria de los cojones de dios, pero lo llevas bien.

Y como no te queda más remedio que alimentar decentemente a tus tres pichones, de vez en cuando te ves en la obligación de innovar, de hacer algo que se alga de los cuatro platos anodinos, aburridos y facilongos con los que te sobreviven tus pobres hijos.

Así que como esta tarde has estado en casa de tus padres y has visto como los abuelos hacían croquetas con suma facilidad y rapidez, te has venido arriba y has dicho: ¡Esto lo hago yo esta noche con los ojos cerrados y un gemelo en cada brazo!. 
Tus padres te han echado una mirada de miedo que tu cerebro ha interpretado libremente como un "no hay cojones".

Treinta y ocho palotes entre ovario y ovario y es intuir un "no hay cojones" y como las moscas a la mierda, de cabeza.

Has pillado a tus tres descendientes directos, has enfilado hacia tu hogar y te has metido en el ajo. 
Has seguido paso a paso lo que has visto en casa de tus padres. Bueno paso a paso tampoco, no vaya a ser que por una vez en tu vida hagas las cosas correctamente. 
Has decidido saltarte algún paso para variar, cómo es una técnica que te funciona TAN de puta madre….
Has decidido no poner cebolla a la masa de las croquetas porque no te has visto con valor ni paciencia de picar cebolla cortadita súper pequeñita y perfectita como la corta tu puñeterito padre con sus cuchillitos de asesinito en serie profesional, así que era sin cebolla o con tropezones del tamaño de una albóndiga. Sin cebolla. Menos trabajo y más rápido.

Y puestos a hacerlas sin, sin sal también. Desde luego problemas de retención de líquidos en tu casa no va a tener nadie mientras dependan de tus platos, no le echas sal a NADA. Desconoces de qué conexión neuronal adoleces que eres incapaz de acordarte de echarle sal a nada de nada. Ni al pan con tomate, donde la sal representa una cuarta parte de los ingredientes, que vendría a ser como hacer unas lentejas sin chorizo, una mariconada en toda regla.

Mientras le dabas vueltas a la masa de las croquetas con la bechamel te resonaba la voz en off de tu padre, tu pepito-cansino-grillo y encima cocinitas:

Voz: “Los entendidos en croquetas cuando las comen saben perfectamente enseguida si la harina ha sido tostada o no, así que tuéstala bien que la harina cruda es un horror”.

Y tú siempre le contestas: “Ah, ¿pero existen expertos en croquetas?...

Pero la voz siempre te ignora y sigue a lo suyo: “De unos 400 gramos de masa salen unas 72 o 73 croquetas”.

Tú: “¿72 o 73? ¿Pero que mierdas de precisión es ésta? Seguro que las va contando y pesando porque siempre le salen todas exactamente iguales de tamaño y forma. Pues a mi me han salido 18 y deben ser los orcos de las croquetas porque cada una es hija de su padre y de su madre, no hay dos iguales. Parecen los panellets de un parvulito de 3 años

Voz: ”Ponlas en una bandeja con pan rallado espolvoreado y sepáralas entre ellas para que no se toquen y no se peguen, y las metes en el congelador”.

Tú: “Claro, cómo si tuviera un congelador industrial. No me cabe una bandeja decente así que usaré dos tuppers y las repartiré equitativamente, a ver…dieciocho entre dos...ahá..

Tú y las proporciones. 
Dos confinadas en tuppers de aislamiento por mala conducta.

Cuando ya las tiene así, listas para ser congeladas, aparece Jomío con su maravilloso don del oportunismo y su puñetera sinceridad sobrevalorada:

Jomío: "¿Qué es eso?"

Yo: “ESO son croquetas, como las de la abuela pero las he hecho yo”.

Silencio.

Silencio.

Jomío: “Ala…(silencio)...que guay…(silencio)...¿no?..."

...

...

"ALA...QUÉ GUAY... ¿NO?"

En la vida nada te ha sonado tan FALSO como ese forzadísimo cumplido de tu hijo mayor. N A D A.

Pues sabes de uno que por bocachancla va a participar en la primera cata a ciegas de croquetas in da haus, a ver si es capaz de diferenciar las de los abuelos de las tuyas, que salvo por la forma amorfa de las tuyas, la ausencia de sal, el regusto de harina cruda y la densidad de cemento son igualitas oye…


25 comentarios:

  1. AAAAAAAAAAAAAAAAAaaaaaaaajajajuajuajauajuajaujauajuajaujauajuajaua.
    Si hasta me lo he imaginado con actuaciones, voces, escenario y todo eso.
    Eres lo máximo, rubia.
    Pero Jotuyo se lució.

    Se te admira a montones!

    ResponderEliminar
  2. Jajajajajajajajaja! Rubia, tú sigue intentándolo, que gran cocinera igual no le eres nunca, pero al menos nos alegras la existencia con tus ensayos! XD
    Muas!

    ResponderEliminar
  3. Esa era yo hasta hace... bueno, esa soy yo, que sólo me han salido decentes dos veces en mi vida, y mira que lo intento... La segunda que salieron buenas mi santo dijo: ha merecido la pena el riesgo que hemos corrido hasta ahora(el riesgo de obstrucción intestinal, claro...). Me encantas, rubia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaa puñeterasinceridad.... XD yo no sé si mis intentos algún darán sus frutos, con una vez me conformaría, y creo que ya sentiría que he alcanzado el nirvana materno y pararía.

      Eliminar
  4. Jajajajaja. Podría haberlas hecho yo perfectamente. Qué tortura, la cocina... Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues oye, yo pongo la cocina con vistas y los ingredientes, tú la paciencia y el resto jejejeje

      Eliminar
  5. 😂😂😂😂 Yo también soy mucho de saltarme pasos... Y así me va. Mis hijas no han probado otras croquetas que las de las abuelas, benditas sean

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los míos van camino de seguir con las de los abuelos hasta el fin de los días.... Sí sí, benditas abuelas!!!!

      Eliminar
  6. Veo que pasas olímpicamente de mis consejos. Yo NO HAGO CROQUETAS has leido y sabes que sé cocinar, no tengo nada más que añadir. Bueno si un poco de sal ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que tú no tengas huevos de intentarlo es otra cosa morena, a mi me van los retos y tengo gen suicida, any problem??? XD De todos modos insisto, que las croquetas no me parecen ni de lejos uno de los platos más complicados de hacer. Lo de la sal es patológico XD

      Eliminar
  7. No sabía ni que las croquetas llevaran cebolla... En casa yo entro a la cocina para cosas básicas como encender el microondas, apagar el microondas, abrir la nevera, cerrar la nevera, decir "no hay leche"... para todo lo demás el padre de mis hijos. Por suerte para ellos :-)
    Pero tú sigue intentando y explicando, que me siento acompañada en mi inutilidad cocinil

    XDXDXDXD

    Genial como siempre!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja tú y somos un poco hermanas entonces XD cuando nos mudamos a la nueva casa le pregunté a marido si podíamos reducir la cocina a una nevera y un microondas y aprovechar el espacio donde está la cocina que es muy grande para algo más productivo y donde no se me bajara la autoestima a los pies, no sé...un gimnasio, una sala de tortura medieval, lo que fuera...pero no coló....

      Eliminar
  8. Hola, me sabe mal x tus 18 croquetas (que vais a pasar más hambre que el Tato) pero me he reído lo que no está escrito. Qué alegría leer algo que no es perfecto, en una vida perfecta, en un mundo perfecto... Yo tb soy madre de 1y después mellizas y doy fe de muchas de tus historias. Ánimo que no vamos x tan mal camino 👍

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja Aquí todo es de todo menos perfecto, y me encanta :-)
      Tuve que ir a casa de los abuelos a por más croquetas porque efectivamente con 18 no hacemos ni el aperitivo >< Gracias por leerme, solidaridad entre madres 1+2 ;-)

      Eliminar
  9. Jajaja por lo menos no estaban crudas, en una ocasión hice tortitas de papa y me quedaron crudas y las tuve que tirar a la basura

    D:

    Saludos, seguiré visitando

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy la de cosas que he tenido que tirar por incomestibles e insalubres....ni te cuento!! jejeje
      Gracias por visitarme :-)

      Eliminar
  10. Jajajaja has estado genial.....lo mejor las croquetas de la abuela SIEMPRE

    ResponderEliminar
  11. jajajaja, creo que las croquetas son uno de esos alimentos que casi siempre saben bien... salvo algunas excepciones claro... De todas formas, nadie llega a cocinar como sus padres...
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las mías son esa excepción jejeje ni me planteo cocinar como mis padres, perdón como mi padre, mi madre es como yo, más bien yo soy como ella, a ninguna de las dos nos gusta ni sabemos UU

      Eliminar
  12. Mis hijos, 18-21-25, han crecido y se han desarrollado estupendamente a pesar de la negación de su madre con la cocina. ¿Hacer croquetas? ¡¡¡en la vida!!!! hay cosas (croquetas, carne asada, merluza en salsa, sopa de pescado ....y un largo etcétera) que sólo se comen en casa de los titos!!!! o en la propia cuando llegan en tuper tras hacer una parada técnica en casa de los titos jejejeee

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿18, 21 y 25 son años, no? Porque en meses no me salen las cuentas >< Madre, no veo el día en que mis tres retoños tengan esas edades y ya no necesite pañales, ni biberones, ni el p*** carrito.....
      Totalmente de acuerdo en que los hijos se pueden criar estupendamente bien en manos de mamás culinariamente inútiles pero con familiares culinariamente expertos jeje

      Eliminar
  13. A mi me gusta mucho cocinar ( y comer, todo sea dicho) pero a las croquetas no le termino de pillar el truco. Seguiré probando, a ver si las combativo antes de que mis hijos vayan a la Universidad ( 2 años y 10 meses el mayor y 10 meses el peque, tengo tiempo)

    ResponderEliminar