jueves, 16 de marzo de 2017

Primer balance del nuevo slow way of life.

Va siendo hora de hacer un primer balance del Radical Moving que hicisteis desde Barcelona hace ya nueve meses.
Mucha gente te pregunta cómo lo llevas, si te has adaptado y si está siendo fácil el cambio de vida, y a todos les respondes lo mismo: NO. Ni fácil, ni rápido, ni adaptada. No estás mal, ocobaix, porque aquí la vida es más fácil y los beneficios para tu familia son interminables, pero tú, adaptada, lo que se dice adaptada, no.

El día que no eches de menos la urbe y seas capaz de pisar Barcelona sin engancharte al tubo de escape del 22 para tragar CO puro directo a tus pulmones, ese día estarás adaptada a vivir en el pueblo.

La vida en un pueblo tiene muchísimas ventajas, como la inmejorable calidad de vida, el aire limpio, las distancias cortas, la red de soporte gigante, entornos naturales espectaculares a 10 minutos de casa, la aparición por generación espontánea en la nevera de cantidades ingentes de maravillosa comida ecológica made in los abuelos o la felicidad infinita de Jomío descubriendo mil nuevas maneras ridículas de morir o de lisiarse de por vida.

Pero no todo el monte es orégano, ya has mencionado el síndrome de abstinencia de polución que padeces, hasta el punto de que te han salido trescientas alergias nuevas a cosas naturales y llevas ya un mes respirando por el culo porque la nariz te ha quedado para sujetarte las gafas.

Tampoco existe el anonimato. Ni en la calle, ni en el supermercado, ni en las redes sociales. Se acabó el ir a tu bola por la calle y se acabó hacer la compra en 20 minutos hablando sola como cualquier barcelonés de pro.  Ahora tardas una hora larga pero te pones al día de un sinfín de movidas, estás por llevarte birras fresquitas a la compra e ir amenizando las conversaciones por los pasillos.

También llevas unas semanas oyendo cómo las nuevas hordas de mosquitos se afilan el aguijón para la temporada de Sangre de Rubia 2017. Que ilusión infinita va a ser que tampoco te hace.

Y por último has pasado a tener una vida muy bipolar, pasas de tener momentos de auténtico relax a solas en entornos naturales increíbles a momentos auténticamente estresantes con alguno de tus retoños o los tres a la vez torturándote. 

video

De estar en esta playa sola paseando a recibir cariñosos cabezazos en dos segundos.

Se te puede pillar muy zen o muy histérico-agresiva, hay que echarle huevos para llamarte.

Aún y así debes reconocer que el balance general de la vida en iaioland y el slow way of life es positivo, muy positivo. 

Y uno de los ámbitos donde de verdad has notado mejoría es en la cama. Y por cama te refieres a que…(redoble de tambores)…Tus hijos ya duermen toda la noche del tirón. ¡Alabado sea el Señor! Los pezones te llegan a Perpiñán cada vez que lo piensas.

Eres muy consciente de que sólo por decirlo vas a pringar más noches pero morías de ganas de regocijarte en que por fin se terminó el puto suplicio nocturno por causa ajena.
Ahora ha comenzado el puto suplicio nocturno por causa propia, porque te sigues despertando mil veces por la noche pero tú sola, sin motivo aparente. De repente se te abren los ojos, comes techo y el cerebro y los sentidos se te ponen en marcha solos:

¿Silencio in da haus?
¿Llora alguien?
¿Huele a mierda?

Eres capaz de detectar desde cualquier punto de la casa si alguno de los pañales gemelares lleva cataplasma, por lejos que estén. Es más, eres capaz de saber qué gemelo es el que va cagado y qué tipo de cataplasma ha soltado (normal-radioactiva-cuarentena).

Y si las respuestas son sí-no-no, vuelves a cerrar los ojos. Pero al cabo de un rato otra vez. Ojos abiertos, cerebro en marcha:

¿Silencio in da haus?
¿Llora alguien?
¿Huele a mierda?

Y así, en bucle toda la noche, te despiertas como unas 5 o 6 veces, tú sola, sin necesidad de que nadie te dé por culo.
La maternidad te ha hackeado el sueño, bueno en realidad la maternidad te ha hackeado el sistema operativo completo y ahora tus biorritmos son un sindios, veremos si el nuevo slow way of life te ayuda a volver a ser la marmota que eras antes de ser madre.


18 comentarios:

  1. Gracias Alba por seguir sacándome una sonrisa por no decir una carcajada.
    Yo gracias a jlo he aprendido a dormir a trozos...
    Deseando conocer iaioland aunque lo de los mosquitosssss me ha cortado un poco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues oye la carne fresca de urbanita les encanta XD
      Escribir humor...yatusabeh ;-) muaks!

      Eliminar
  2. Esa clase de cambios siempre es complicada, al principio. Cuando yo me fui a vivir a un pueblo, me costó como un año adaptarme. Ahora lo echo de menos. Jajajaja. Besotes!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo calculo que necesitaré 1 año entero para aprender a sobrevivir en el pueblo jeje y también sé que si ahora me fuera seguro que ya lo echaría de menos porque mal lo que se dice mal no estamos ;o)

      Eliminar
  3. Me parto cada vez que te leo!!!Creo que siempre encuentro similitud de tus experiencias con mi vida pasadajijijiji.Animo y un beso enorme Alba!!!ya te quedan menos años para dormir de un tirón! !!!

    ResponderEliminar
  4. Pues lo llevas mejor que yo y llevo 9 años en Cerdanyola! Saldría pitando de aquí a la que pudiera... PALABRA! Yo soy de asfalto, leñe, y lo de las ciudades pequeñas como que se me comen... y si encima hay que ir dando esquinazo a la familia política para tener un rato con los míos ya es que a la que llega el fin de semana estoy que me sino por las paredes! Te envidio! Que lo sepas... ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja esos momentos de dar esquinazo también los he vivido, así como quien no quiere la cosa suelto a algún gemelo del carrito y me hago la madre desquiciada persiguiéndolo XD besote!!!

      Eliminar
  5. Como siempre me parto de la risa con tu forma de escribir... jajajaja!!!! El cambio de vivir en una ciudad como Barcelona a vivir en un pueblo, pues para los que somos urbanitas nos cuesta porque es otro ritmo de vida pero vayaueno lo de que tus hijos duerman de un tirón eso es un punto muy a favor, ánimo espero que al final tus biorritmos se adapten y vuelvas a dormir de tirón tú también. Un besazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que se me regulen antes de sus adolescencias porque entonces empezaré a no dormir por el "dónde estarán?"... ainssssss.......Gracias por leerme :)

      Eliminar
  6. Genial como siempre... y te deseo, de corazón, que a ti se te cure el dormir a trozos... la mía mayor tiene 14 añazos ya y yo me sigo despertando si una gata estornuda (por diorrrrrrr, es un puñetero estornudito) y me siento en la cama como un resorte... y así 14 años ya y no hay forma humana...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyyyy yo también espero eso o llegaré a la vejez con cara de zombie yonki ><

      Eliminar
  7. Yo pillo el 22 cada día, pero no me amorro al tubo de escape, jajajajaja! Eres única.
    Enjoy la slow way of living, yo lo intento, pero en la city. XD
    Y ánimos, el sueño volverá!!!
    Muas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaj si alguna vez ves una rubia enganchada al tubo de escape del bus, salúdame!!! ;-)

      Eliminar