martes, 5 de septiembre de 2017

Las vacaciones matan padres.

Las vacaciones matan padres. Se dice poco y hay que decirlo más: las vacaciones aniquilan progenitores.

Las vacaciones de verano, junto con carnaval, Semana Santa, Navidades y todo lo que suponga que tus koalas de velcro tengan carta blanca para que se te enganchen a la chepa a estirarte de los pelos (literal) son de lejos, lo que más estresa a un progenitor después de verles enfermos, eso sí. Que nuestros vástagos nos estresan y los queremos a veces un poquito lejos tirando a tomar por culo, pero OJOCUIDAO como algún virus ose siquiera rozarlos. Que hay ocasiones en las que venderíamos nuestra alma al diablo para que se estuvieran quietos de una puta vez durante un rato, y si les da fiebre y se quedan chof, entonces volveríamos a vender nuestra alma al diablo para que volvieran a estar sanos y corriendo por casa, si es que lo queremos todo, coño.

La cuestión es que pasar muchas veinticuatro horas seguidas non-stop con tus pequeños asalvajados, sin rutinas y con el porculómetro a tope es agotador. Entretenido, divertido y reconstituyente, sí. Pero agotador de cojones. Al menos para ti con tus tres adorabilísimos energúmenos de tirabuzones rubios.

Si bien es cierto que los gemelos con sus dos años y ocho meses dan mucho más trabajo que el mayor, debes reconocer que están atravesando una etapa altamente comestible y maravillosa en la que empiezan a mantener sus primeras conversaciones y te m u e r e s. De hecho uno de ellos habla por los codos y el otro escucha, tienes un orador y un "pasante" (cotilla en argot manchego), no obstante cada uno a su manera presenta altos niveles de comestibilidad y eso ha hecho que este verano hayan sobrevivido, de momento.

Sin embargo el que este verano ha dado más guerra ha sido el mayor. Madredelamorhermoso…. 
Siete años. Sólo siete y dando por culo como uno de quince, o no, tal ves estés subestimando a los de quince y lo que te aguarda dentro de unos años te hará añorar esto... 

La cuestión es que ya tiene amagos puntuales de pre-adolescente y tu no estás preparada para esto. Tú tuviste un angelito rubio adorable que te veneraba por encima de todas las cosas amén y ahora está mutando a adolescente gilipollas. De hecho se ha pasado todo el verano debatiéndose entre el niño adorable que es y el adolescente gilipollas que puede llegar a ser.

Durante los conatos de adolescente cualquier cosa que le decías su respuesta era “¿En serio?” mirándote con cara de “no te enteras de nada, TÍA” y quedándose con la boca abierta como pasmado ante tu más que obvia estupidez. Pa matarlo.

“Jomío, hoy comeremos barbacoa”
“¿En serio?”

“Jomío, llévale esto al abuelo”.
¿”En serio?”

 Y este verano también ha explotado su potencial como suicida:

“Mamá, ¿vamos a correr?”

“Claro. Esta tarde vamos”.

“No, ahora”.

“Es la 1 del mediodía y estamos en mitad de La Mancha. Hay casi 40 grados ºC fuera y un -150% de humedad, ahora no es buen momento”.

“¿En serio?”.

Aquí tenías que escoger entre quedar como una cobarde o morir de insolación para callarle la boca.

A la calle, por supuesto. Dijo “en serio” pero tu cerebro entendió: “no hay huevos”.

A los 15 metros de la puerta de casa:

“Mamá, tengo caca, volvamos”. Aquí volvía a ser tu niño adorable de siete años.

Volvisteis a casa. Cagó. Volvisteis a salir. Corristeis 22 metros.

“Mamá, ahora vamos caminando y en aquel árbol (a 20 metros) damos la vuelta y volvemos a casa”.

Llegasteis al árbol y cuando os dabais media vuelta para volver a casa: 

¡¡HIIIIIP!!” Le dio la madre de todos los ataques de hipo y no podía correr e hipar a la vez. Parasteis.

“Mamá -hip- yo creo que por hoy -hip- es suficiente -hip- hemos corrido mucho -hip- ¿eh?”


“Sí mi vida, 45 estupendos metros hemos corrido, mañana más que hoy ya estamos agotadísimos".


Tu flor de loto alma de runner NO tiene, de momento sólo de futuro adolescente gilipollas en cuerpo de niño adorable.

8 comentarios:

  1. Que gracia!! La mía de 6 también está con lo de "en serio?" todo el santo día. Ah, y von "me da igual" vas vez que la reprendes por algo 😫

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja, la mía de 2,5 está con el "me da igual", "valeeee" y "¿te parece bien?".. qué personajes son... :)

      Eliminar
  2. ay no rubiaa!!!!me diras malagente-cotilla, pero me muero por que cuentes lo que hace jomio siendo de verdad adolescente gilipollas, y sigo esperando algun post perdidillo de la britaniquisima sobrina, beso guapa, y a Dios gracias el verano llego a su fin!!!

    ResponderEliminar
  3. Jajaja. Preadolescentes o.moscas cojoneras de 7 años. A ver cómo son los 8 que miedo me está dando el mío

    ResponderEliminar
  4. La palabra del verano: ¿despacito? ¡nóoooo!: columpioooos!!!!!!!

    ResponderEliminar
  5. Pues sí que empieza pronto con la adolescencia... ¡ármate de paciencia! Jajajaja. Besotes!!

    ResponderEliminar
  6. Mis dos gemelos adorables de 7 años, bien, gracias... Solo un poco asalvajados, un poco "pues yo no voy", un poco "no me gusta" y un poco "te quiero súper mami"... Combinan a la perfección el arte de "quiero ser granjero" y de "voy a ser el mejor bailarín de break dance", que no está reñido, oiga... En fin...

    ResponderEliminar
  7. Y yo que pensaba que lo de "en serio" era cosa original de mi churumbel... Menudos siete años se están calzando los colegas... Paciencia o Ribera de Duero en vena, porfaplis. :)
    Muas!

    ResponderEliminar