miércoles, 5 de octubre de 2016

Cosas de (tus) gemelos.

Tus gemelos son como la báscula de Falete, pasan de 0 a 100 en dos segundos.

Igual están tan tranquilos y relajados jugando con sus cosas y rompiendo las tuyas, como de repente y sin saber cómo, se ponen a gritar poseídos por una una tribu maorí en pleno haka.

A veces cuando están comiendo tan felices cada uno de su plato, sin venir a cuento uno de ellos empieza a llorar como un energúmeno y por solidaridad se le une el hermano al concierto de berrido en llanto bemol y te montan en dos segundos la versión hogareña de Twins got talent! A ver quién de los dos llora más fuerte y durante más rato. Y se miran, y compiten, y te miran a tí, y se ponen rojos como tomates, y sudan, y uno de ellos siempre acaba con hipo porque llorar, gritar, respirar y comer a la vez es difícil, y gana el otro. Ahí se acaba el programa. Y cada uno vuelve a lo suyo y aquí paz y después gloria.

Y tú: "¿pero qué? ¿por qué? ¿cuándo? ¿qué pasa? ¿quién? ¿cómo?... ¡¡Coño!!"

Por suerte de momento en la guardería no se dan estos cambios bruscos de humor. Van muy contentos. Tanto que algún día en cuanto los has bajado del carrito han enfilado con paso directo y decidido ellos solitos hacia su clase. Primero ha entrado uno, después el otro y cuando has ido a entrar tú te han cerrado la puerta de la clase en los morros. “Not your business, mom”, punto.

Sin embargo cuando los vas a recoger la que sí puede tener un cambio brusco, pero de ánimo, eres tú. Y es que aunque siempre vienen los dos corriendo hacia ti y se te echan encima con claras muestras de alegría (bueno mentira, el que te retiró la palabra el primer día se hace un poco de rogar pero acaba viniendo) y eso te hace muy feliz, las maestras prácticamente cada día tienen algún tip que contarte sobre el comportamiento de tus cernícalos zulús delincuentes pichones.

Como que el primer día que se echaron la siesta en la guardería, uno de ellos rompió una cuna por saltar en ella con energía y frenesí mientras se descojonaba.
O que a la hora de la merienda uno de ellos se dedica a ir cogiendo un poco de comida del plato de cada niño y se hace un plato combinado de fruta, palitos de pan y galletas al gusto.

Sin embargo la peor de todas fue sin duda, el día que te dijeron que muy a tu pesar, te ha salido un vitwingo piraña y que de vez en cuando le gusta catar a sus compañeros de clase a ver a que saben. Por si viene un apocalipsis zombie tener identificado al compañero más sabroso y nutritivo.

Tus pequeños delincuentes haciendo gala de su pachorra. Si estas poses no auguran una adolescencia terrorífica 
con dos tiarrones que les pesarán los huevos, que baje Dios y lo vea.

Pero como todo acto tiene consecuencias, las de los mordiscos no se han hecho esperar y al día siguiente cuando fuiste a recogerlos y tras la buena nueva de que tu piraña no había vuelto a atacar, la maestra te dijo que había habido revancha. El niño mordido se había vengado y había sido él el que había mordido. Pero se confundió de gemelo y mordió al otro. Que aún lo tienes cabreado, dolorido y confundido. 

Desde luego criar a dos bebés de exactamente la misma edad tiene sus particularidades. Es agotador y desafiante, supone un reto diario con situaciones de todos los colores. Porque a ver cómo le explicas al gemelo mordido que no es su culpa, que es que su hermano es un terrorista y un listo y que aunque ellos se vean súper diferentes, sus compañeros de clase, y el mundontero, necesitan tiempo para aprender a diferenciarles. Sólo te queda entonar el "Be patient my twin...".

Delincuentitos con 6 meses, tan iguales por fuera y tan diferentes por dentro. 
En cualquier caso adorables siempre <3.










20 comentarios:

  1. Jajaja me ha encantado, tengo que conocerlos in person ya!!!

    Animo rubia, estos dos te jubilan fijo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que pueda jubilarme hasta los 90, porque alimentar a estas bestias pardas tiene bemoles...
      Gracias peinet! Maquinaremos encuentro!

      Eliminar
  2. Soy tan fan de tus niños... Ánimo rubia. Menos mal que lo llevas con humor.

    ResponderEliminar
  3. Dios nena, la foto del sofá no te augura nada bueno...lo sabes verdad????, vaya dos...y el mayor el pobre que dice?. Besotes y eso que dicen que hay que tener....paciencia, eso, si.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo sé lo sé, y se agradece no ser la única en verlo XD
      El mayor se ríe mucho de y con sus hermanos. La verdad es que tiene poca queja, cuando le sobran hace una bomba de humo y se escabulle a sus dominios, cierra la puerta y se pone a jugar con sus monigotes de star wars. Esta felicidad durará hasta el día en que aprendan a abrir las puertas a conciencia...ese día la guerra :(

      Eliminar
  4. Con este plan tienes ganado el cielo seguro!!!!

    ResponderEliminar
  5. Hace poco que te sigo y me encanta tu Blog... y tus niños!!!! Que paciencia tan grande tienessss... y siempre con ese gran humor! El que me hace reírme como nunca. Gracias!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Isa!! Gracias por seguirme y por reírte conmigo, de eso se trata :-)

      Eliminar
  6. Eres una crack! y me parto contigo! la foto del sofá espachurrados...es brutal!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La foto del sofá es la descripción gráfica de "Crónica de una adolescencia terrible" Ayyyyyy XD

      Eliminar
  7. Jajajajaja! Esa imagen el el sofá es brutal!! Los visualizo perfectamente con unos añitos más... XD
    Muas!

    ResponderEliminar
  8. jajajajja la foto es FLIPANTE... Vas a tener que ir planteándote meterlos en un programa rollo "quién quiere casarse con mi hijo"... porque si empezamos así... jajajaja

    Me ha encantado lo de que se confundiera de gemelo al moderlo... jaaj pobre!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja mientras no acabemos en Hermano Mayor :o/
      Gracias guapa!

      Eliminar
  9. No sé cómo se me ocurre abrir tu blog en la oficina... no puedo leerlo, me da la risa y me lagrimean los ojos... Mis compañeros deben pensar que el documento Excel que estoy haciendo me hace bipolar o algo.
    Yo tengo un petardo a casa que siempre digo que es como tener dos... pero no, no lo es, ya lo veo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja cuando son dos lo que no se le ocurre a uno se le ocurre otro, hay dos cabezas pensantes de maldades, 4 piernas, 4 manos, y así... XD me alegro de que te haga reír más que un excel jajajaja un beso!!

      Eliminar
  10. JAJAJAJAJAJA!!!!

    Y la de anécdotas que te quedan cielo. Los míos el segundo año de guardería, le dieron el cambiazo a 3 profesoras durante una mañana entera y hasta que no llegué yo, nadie se había dado cuenta.

    P.D.- Tengo una foto muy parecida a la del sofá que has puesto..... la que nos espera.

    ResponderEliminar