lunes, 5 de septiembre de 2016

Vacaciones de verano para ti.

Acabáis de aterrizar en el hogar, dulce (nuevo) hogar tras las vacaciones y no sabes por dónde empezar a exorcizar estos últimos dos meses que te han cundido como seis. El año pasado tres semanas de vacaciones se te atragantaron así que este año has decidido hacer dos meses de vacaciones a ver si así ya te daba el parraque final. Y algo te ha dado, pero aún sigues entre los vivos, se necesitan más de tres fieras para acabar contigo, y no es porque tu estirpe no lo haya intentado, ellos le han puesto toda su voluntad.

Tu primogénito, esa flor de loto que cuenta mariquitas en el césped en pleno partido de fútbol y que no soporta ensuciarse de barro y/o pintura, este verano se ha empeñado en aparecer en 101 maneras estúpidas de morir, ya fuera estampándose en una piscina de bolas o jugando con el secador de pelo en la piscina. Un susto tras otro. Y cuando no estaba intentando acabar con su vida (y la tuya) trataba de hacerte abuela antes de tiempo ya que también le ha dado por fijarse en las chicas mayores que él. Pero no mayores tipo ‘él es de abril y ella de enero’ no, mayores tipo “tengo más tetas que tu madre, chaval” y te has pasado medio mes de agosto pidiendo disculpas a las adolescentes que merodeaban los parques infantiles porque tu Romeo se lanzaba a presentarse y hacer preguntas indiscretas curiosas inocentes preguntas.

Los vitwingos por su parte también han aportado lo suyo. Uno de ellos se ha convertido en un acosador de abuelos profesional. Es entrar un abuelete (o señor susceptible de serlo) en su campo de visión y echarse a correr hacia él con los brazos abiertos soltando sonrisas picaronas y grititos adorables. A la víctima al principio le hace gracia y comete el fatídico error de hacer contacto visual con el pigmeo acosador, y ahí ya no hay quien le pare porque se viene arriba y se le engancha como un koala de belcro. Cuando la víctima trata entonces de quitárselo y huir, el mico se agarra aún más fuerte clavando uñas y tirando de los pelos, hasta que tú y sólo tú, consigues arrancarle la garrapata cabezona al señor pálido desconocido que sale cagando ostias. Ahí tu mico aplaudía y se reía a lo MUAHAHAHA.

Mientras tanto el otro vitwingo jugaba a meterse todo lo que encontrara en el suelo en la boca. Bueno todo lo que se encontrara no, sólo todo lo más guarro, asqueroso, peligrosos y susceptible de provocar enfermedades mortales o cosas muy chungas. Hace dos semanas que le ha dado por comerse las cagadas de las palomas y chupar sus plumas. Terrible. No podíais quitarle un ojo de encima, y teniendo en cuenta que habéis pasado el mes de agosto en una casa de pueblo rodeados de animales, de muchos animales con plumas, perros y demás, pues relajados relajados tampoco.


Y para rematar la faena ambos han coincidido además en que la playa es una p*** mierda. Ya es oficial que a tus gemelos NO les gusta la playa, es más, la odian. Y teniendo en cuenta que vivís al ladito de la playa y que sois carne de arena, mar y sol, pues mal, muy mal. No ha habido manera humana, cíborg o alienígena de que la disfrutaran. Era verla, llorar y fosilizar con cara de asco durante 7 minutos. Al cabo de ese tiempo se ponían ambos a berrear a pleno pulmón como si les desollaran vivos, y todo porque un átomo de arena había osado rozar sus reales pelotillas.

Con trajes de neopreno y en parapeto de Decathlon para bebés "antiarénicos". 
Nada. Muertos de asco y calor.

En bolas. Nada. Muertos de asco y calor.

Probasteis incluso a llevarlos con su primita, Lady O, una mini británica adoradora de la arena y de todo lo que suponga guarreo in extremis y nada. Mientras ella hacía la croqueta y ofrecía en sacrificio a los dioses del verano su cuerpo serrano rebozado en arena, tus pichones blasfemaban. 

Así que sólo habéis podido ir a la playa dos veces y han sido estresantes de la ostia. En general, como todo lo que lleváis de verano en Iaioland. Pero vienen vientos de cambio y la semana que viene empiezan las escuelas y con ellas tu nueva vida de mujer-no-trabajadora-por-cuenta-ajena-de-momento-y-madre-full-time-de-momento-también, a ver qué te dura el nuevo estatus... ;-)

14 comentarios:

  1. Ohhh! Qué bien que estés de vuelta! Soy muy muy fan!

    ResponderEliminar
  2. Paciencia suoermamá!!! A por el nuevo curso!!Karmele

    ResponderEliminar
  3. Rebienvenida! Nosotros probaremos la playa de nuestra iaioland en un par de semanas, a ver que tal. Por lo demás, suena todo estupendo y relajado. Si, asi es, estupendo y relajado. Repitelo para ti misma: estupeeeeeendo y relajaaaaado.

    Fdo: stereodad ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja relajadísisisisismo vamos, confío, espero, deseo y anhelo que el año que viene la cosa cambie!!!!

      Eliminar
  4. jajajajaja me meo, el minibicho era igual, que "ajaquito" le daba la arena, el primer año que le llevamos a la playa en verano, tendría algo menos de un año gritaba Noooooo, cacaaaaaa, nooooooooo, cuando intentaba que se sentara o andara por la arena...el hacia castillos desde la toalla sin tocar la arena con las manos...y en el extremo opuesto la canija que ha decidido que no hay mejor laxante que comer arena a paladas y que hacer la croqueta por toda la playa incluida la cabeza es lo más mejor del mundo....en fin, bienvenida hermosa!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como este par y su prima, mientras unos tanto otros tan poco XD

      Eliminar
  5. Jajajajajaja! Koala de velcro, me meo!! Vaya trío calavera. XD
    Muas!

    ResponderEliminar
  6. A ver darling, ¿cómo te digo esto?...tu BELCRO me ha exo danio en los ohos, puta bida tete...jejej
    Por lo demás, muy divertida tu entrada, como siempre. Dicen que mal de muchos consuelo de tontos, ¿no? pues yo soy muy tonta porque estoy igual que tú: estresada recién acabadas las vacaciones. y eso que sólo tengo dos, eh?
    Lo del asco a la arena y a la playa igual se les pasa. a mi peque le pasó, el primer año no quería no verla, ahora se reboza en la arena. a ver si les pasa lo mismo a tus micos.
    Besos
    D.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo que hay más de un "arenofóbico" entre nuestros niños jajaja
      He revisado lo del "belcro" y la señora RAE dice que nein, que es con V... :o)

      Eliminar
  7. A mi ciruelilla el verano pasado le pasaba como a los vitwingos, podiamos bañarnos juntos su padre y yo tranquilamente porque ella no salía del iglú ese de quechua... La arena era como un campo de minas. Este año ya LE ENCANTA la playa aunque las manos sucias le dan asquito asi que iba constantemente a la orilla a lavarselas. El resto del cuerpo le daba igual, pero ay las manos!!! Jajajaa.
    Besos y a descansar cuando empiece el cole, lo estamos todas deseando!!
    (Mama Ciruela)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que el año que viene cambie pordiossss XDD Dos días para la guarde oeoeoeoeo!!!

      Eliminar